martes, 29 de diciembre de 2009

Avatar

AVATAR
Director: James Cameron
Reparto: Sam Worthington, Zoe Saldana, Sigourney Weaver…
EEUU - 2009

ARGUMENTO
Un grupo de soldados es enviado a Pandora, un planeta extra terrestre rico en materias primas y poblado por un grupo de seres de gran tamaño y extrañas costumbres. Uno de esos soldados será escogido para meterse virtualmente en la piel de la réplica de uno de los habitantes del planeta. Su objetivo será ganarse la confianza de estos, conocer a fondo su cultura y transmitir esa información a los miembros del ejército que quieren colonizar la nueva tierra.

CRÍTICA
Once años después de conquistar el mundo con Titanic, James Cameron ha vuelto a reventar las taquillas con Avatar, una carísima producción que puede marcar un importante punto de inflexión en las formas de producir y exhibir cine en el futuro.

Dice el crítico Carlos Boyero que la moda cinematográfica del 3D solo sirve para camuflar el bajo nivel de la mayoría de los guiones que se escriben en Hollywood a día de hoy. La pregunta es: ¿Responde Avatar a esa afirmación? Sí y no. Por un lado no hay duda de ello, es decir, el argumento de la película es realmente previsible en prácticamente todos sus frentes. Sobre todo en la transformación psicológica de ese soldado protagonista en silla de ruedas que puede correr y volar en ese mundo alternativo al que le mandan a luchar.

Y con respecto a ese mundo nuevo que Cameron se ha inventado para situar la historia, decir que tampoco llega a ser tan innovador como se esperaba. En lo que respecta a realidades virtuales, la de Matrix, sin ir más lejos, resultaba mucho más revolucionaria. De hecho, ese mundo de Avatar poblado por seres azules suena más a una mezcla entre Parque Jurásico y la serie Perdidos que a un concepto realmente nuevo y original.





Hasta aquí los reproches, que son demasiados si tenemos en cuenta que la gente paga por ver contenidos, no tecnologías. Pero claro, sería injusto decir que no se nota (y mucho) todo el dinero que se han gastado en hacer la película. Y es que es evidente que la tecnología 3D se ha hecho mayor de edad con Avatar. De hecho, durante los primeros minutos cuesta un poco más de la cuenta entrar en la historia, ya que el despliegue de medios resulta tan atractivo para el espectador que incluso llegan a sacar del argumento de la cinta.

En especial, lo que más llama la atención es la espectacular profundidad de campo que ha conseguido el director para muchos de los planos de su película. Una imagen perfectamente definida y nítida en todos sus planos posibles, que hará que el resto de películas que hay ahora mismo en cartelera parezcan haber sido rodadas varias décadas atrás.

ABOGADO
Es indudable que Avatar supone un paso adelante en la historia del cine. Gracias a ella nos surgen ahora varias preguntas que tendrán que ir respondiéndose de aquí en adelante: ¿Y ahora qué? ¿Van a seguir apostando las productoras por este tipo de tecnologías para garantizarse mayores beneficios en taquilla? ¿Es compatible el 3D con un buen guión cinematográfico? ¿Es este el cine del futuro?

FISCAL
Sublime tecnología… y no mucho más. Después de una hora de la película el espectador se acostumbra al nuevo medio y es entonces cuando se da cuenta de que la historia que está viendo recuerda al cine de acción más anodino y convencional. No hay que olvidar que en la memoria del público quedan las historias, no los efectos.

VEREDICTO
Bien (Continente espectacular. Contenido medio vacío).

TRÁILER

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Avatar es un fascinante castillo de fuegos artificiales tolerado a menores, como se decía antes. James Cameron se homenajea a sí mismo mezclando varias de sus películas: Aliens+Abyss+Titanic=Avatar. Y creo sinceramente que no pretende otra cosa.
¿El guión? el justito para poder rodar la película. Sin más pretensiones. No hay que darle más vueltas.

¿3D? Creo que la película funcionaría igual sin dicho "efecto". No obstante creo también que en este tipo de producciones puede ser interesante e incluso necesario mantener el formato.

Quisiera apuntar que James Horner podría haber arriesgado un poco más con su banda sonora. Cumple sin más.

El veredicto del crítico me parece acertado.

Deckard

Goldman (bad to the bone) dijo...

He de admitir que tenía cursiodidad porver la peli esta, pero tras leer tu crítica se me han quitado un poco las ganas, veo que parece otro ejercicio de videojuegos que ne lugar de ir para la play va a las pantallas.

Me parece muy interesante la duda que planteas sobre si seguirá yendo por ahí el camino de las grandes productoras. El problema que yo le veo a algo así es que como en todo la masificación llevaría al final de la novedad, y como en todo lo que se enfoca comercialmente, la pérdida de la novedad suele llevar al desinterés del público, y los descalabros en taquilla pueden ser cojonudos. Es lo de siempre, el dinero sirve entre otras cosas para enmascarar la ausencia de otros ingredientes.